Fouché. Retrato de un hombre político. Stefan Zweig

fouche-stefan-zweig_1_1092945

Excelente muestra de que una biografía puede resultar una lectura apasionante con la dosis añadida de disfrutar por puro placer estético. Lejos de dejar indiferente, sus páginas inquietan al lector ante los hechos que se desvelan, el ejercicio de la política como la práctica de la maldad en la mente de Joseph Fouché.

Balzac le puso sobre la pista a Stefan Zweig para que siguiera el rastro del hombre que ejerció el poder en la sombra. Ell gran especialista en retratar las pasiones que mueven al mundo, afirmó que es el personaje más interesante del siglo desde el punto de vista psicológico, además de ser una de las personas más influyentes  en su época; no hay que subestimarle ya que pudo con enemigos de la talla de Robespierre o Napoleón;  «A todos ha eliminado ese hombre insignificante, ese hombre pequeño y enjuto de rostro pálido y biliar» 

Stefan Zweig descubre la identidad compleja,  oculta y carente de moralidad; de forma sencilla transmite toda la información que obtiene rastreando entre los intersticios de una mente que maneja los hilos invisibles de la política.

Una biografia que sirve para esclarecer esas secuencias de la historia que quedan relegadas a un segundo plano, y necesitan del ojo revisionista, que lejos de provocar debate, informa de los hechos y desenmascara la cara oculta de la naturaleza humana.

En este caso, lo hace  de un personaje inconmovible. Escrito con una prosa bella, ágil, erudita y muy adecuada para mantener un texto vivo,  activa todos lo sentidos quedando alertados ante el  boletín detallado rellenando los campos vacíos que la conciencia dicta a Stefan Zweig. El autor dotado de un tremendo fondo pacifista, se revela con una profunda humanidad. Una lectura que prende a quien se  adentra en sus  páginas,  lo adscribe de inmediato al  club de los entusiastas del excelente autor austriaco.

«Nada debilita más al artista, al general, al hombre de poder, que la incesante consecución de su voluntad y su deseo… La continua riqueza ablanda, el continuo aplauso vuelve obtuso; sólo la interrupción da nueva tensión y elasticidad creadora al giro en vacío. Sólo la desdicha da profundidad y amplitud a la mirada que otea el mundo»

Anuncios

“Escuchar un camino, Via Vicentius Valentiae”

La llamada la recibieron desde Lugano, Sor Blanch, religiosa de la Congregación de las Bienaventuranzas, solicitaba información para conocer las alternativas que ofrecía un recorrido; junto a ella Sor Sarah recibía incrédula la respuesta que  estaban escuchando, al otro lado de la línea se ofrecían  con enorme generosidad a acompañarles cada paso en la peregrinación.

imagells

Ellos pertenecen a la “Asociación Via Vicentius Valentiae” y son los responsables de que un grupo de ochenta jóvenes llegados desde Suiza, Líbano, Francia y Alemania, vivieran por unos días la aventura de ser  los protagonistas de un camino de inmensa hospitalidad.

Cargados con sus mochilas repletas de ilusiones vinieron dispuestos a acumular cansancio y ampollas, para gozar de un recorrido que se les ofrecía narrado que aún lo hacia más extraordinario –casi épico– capturando para su memoria jornadas inolvidables. Enclaves como Morella, Vallibona, Traiguera, Salzadella, Vilanova d´Alcolea, Vall d´Alba, entre otros, acreditaron con su sello el imparable paso, a la vez que improvisados guías oriundos del lugar, tomaban el relevo a la cabecera y la descripción ganaba en intensidad al dotarle de un carácter muy personal.

Unos peregrinos que gozaron de un recorrido  plagado de grandes historias y sobre todo de buenas gentes, caminantes que se hicieron parte del paisaje de un ruta, una expedición que dejó su huella como el tiempo que posa lenta y silenciosamente la memoria de un camino. 

images

El camino de San Vicente Martir nos recuerda a los lugares por los que discurrió la vida del santo y por aquellos que pasó para ser martirizado en defensa de su fe ante el implacable cónsul Dacian en el siglo IV de la Hispania Romana. Así,  este camino que ha sobrevivido a los siglos vuelve a ver a los caminantes del siglo XXI que rememoran el viaje de nuestro santo mártir de la cristiandad, y los lugares donde dejó huella.
 
¡Que San Vicente proteja a sus caminantes! Via Vicentius Valentiae (Via Romana)
 

 http://www.caminodesanvicentemartir.es/

Presentación de “Orangetown”. Salvador Pons

portada-orangetown10

“Orangetown” parece el titulo de una película de los setenta, de un film de género negro que si le seguimos la pista se encuentran dos emblemáticos símbolos que dejan  huella, reflejando una imagen como indicio de la “pura ficción”. Una novela que le da protagonismo a Valencia desde una visión muy particular, una ciudad en la que la acción y las secuencias rodarán con a la imaginación de Salvador Pons Bordería.

En un ambiente distendido que siempre se encuentra en Bibliocafé, se observa a los últimos de la fila en pie ante la novela que comparece escoltada para ser defendida con humor, ironía y contradicción.
Santiago Posteguillo, reconocido escritor y entusiasta de trilogías, tras enumerar el brillante currículum del autor y compañero, consigue que las gotas del cítrico que llega de la portada se convirtieran en un delicioso jugo de palabras; defensor de la novela, reivindica a los autores que son capaces de dibujar una sonrisa en los labios, y el autor de Orangetown lo alcanza con éxito, con una mirada sonriente y un punto amargo.

Luis Valera gran conocedor del género negro, también ha publicado sus dosis inquietantes, e hizo de filtro para valorar lo que considera un oficio de disciplina, la trama, la agilidad y la exactitud que  tiene la obra; y no le han faltado argumentos ni ingenio para defender en más de una ocasión a la ciudad que no está despojada de virtudes,  y  según él sí hace ver en la literatura como es; y mete ese dedo en el ojo que a todos hace sentir incomodo.

Salvador Pons ha defendido su visión con una fluidez y tranquilidad, demostrando que se le ha concedido el don de la oratoria, él insiste  que escribe de Valencia para entenderla, a pesar de lo literaria qué es, todavía falta por contarla y cantarla. Algunas señales de humo se advierten entre los asistentes ante un discurso que tal vez sea  para sonreír y no para soltar la carcajada.

Una novela satírica con piel de novela negra, el autor valenciano dice que «el mayor enemigo es la propia ciudad». Una ciudad que se halla en constante trasiego por encontrar su “centro” lo más oculto, y ver lo que se cuece más allá de los días de fútbol y fallas.

Y con una  mueca de “todo es porque sí” se atreve a vaticinar el futuro de su novela:

«Será ¡nada! ante los ojos indiferentes de la ciudad».

Tras sonoros aplausos, una larga cola guardaba su turno para la dedicatoria, mientras el autor no quitaba ojo al gran ramo de flores esparcido en la mesa que ,sin concitar, defendía su espacio ante un desfile continuado de “Orangetown”.

“Léxico familiar”. Natalia Ginzburg

lexico-familiar

La imagen del lienzo pintado por Amedeo Modigliani “La Cabeza Roja” llega con muy buenos augurios y sirve de portada a “Léxico familiar” la valiosa obra de Natalia Ginzburg, la voz narrativa italiana por excelencia del siglo XX, y  merecidamente reconocida con el Strega en 1962.

El libro es un fabuloso fresco, como una romanza dedicada a la vida íntima, difícil de abandonar cuando se  comienzan a leer sus primeras líneas:

“Cuando yo era pequeña y vivía en casa de mis padres, si mis hermanos o yo volcábamos un vaso encima del mantel o se nos caía un cuchillo, mi padre tronaba:« ¡No hagaís groserías!»

Si mojábamos el pan en la salsa gritaba.«¡No rebañeís los platos! ¡No hagáis  mejunjes!»

Los cuadros modernos  también eran según mi padre, cochinadas y mejunjes; no los podía soportar.

El relato se lee como una novela pero realmente no es ficción, es la verdadera historia de la autora. Como un álbum de  imágenes familiares y sonoras, se pasa cada página para mostrar su rico patrimonio oral heredado, con saltos en el tiempo, va recordando escenas domésticas y consigue que el lector se sumerja de inmediato en su historia. Una historia singular, emocionante y divertida ; ella, en el papel  de  narradora y a la vez de cronista eficaz,  reflexiona la condición humana a través de sus recuerdos.

“Léxico familiar” es un canto a la vida, que ilustra las vidas privadas cuando sus personajes  calzan zapatillas, y se muestran con todas sus virtudes y debilidades, dejando para telón de fondo las graves contiendas de los años  30 y 40 del siglo XX.

Los personajes aparecen con nombres reales y comienzan a desfilar surtiendo a una amplísima galería que irá creciendo conforme pasan los años recordados. La autora cuenta en primera persona con un lenguaje sencillo y profundo… de los que dice mucho en pocas palabras, y con la peculiaridad de los buenos retales, recorta y pega escenas de su vida vivida, mostrando las frases más curiosas, las más llamativas que presenció desde su infancia y a la vez refrescan –de forma asombrosa– recuerdos de escenas domésticas vividas por los propios  lectores.

“El Final del Ave Fénix”. Marta Querol

imag

Un redoble de tambores cercanos anuncian la nueva edición del tercer vuelo del Final del Ave Fénix,  estreno de portada, nueva editoral y con más fuerza que nunca la primera novela de Marta Querol se presta  de nuevo ante los vientos favorables. Desde que vió la luz  por primera vez en el año 2008,  la relación con el mundo editorial más bien parecía una carrera de obstáculos hasta que el entusiasmo y la pasión por defender su libro,  han abierto nueva vía y ahora puede celebrar su  pulso ganado  que bien  daría para escribir otra historia.

La autora, licenciada en Ciencias Económicas, abandonó su antigua profesión, para dedicarse por completo al mundo de las letras. Su secreto mejor guardado sigue siendo un enigma: – ¿a qué dictado atendió para componer una novela con tan mágicos  elementos?.

La conversión  le  llegó el día que necesitó  escribir para respirar, inhaló grandes dosis de palabras y con la mejor tinta consolidó sus indelebles recuerdos, unas letras que  fueron acumuladas en la bitácora de su nueva rutina y en tiempo récord “el rico sedimento” se transformó en un prólogo, que escrito desde el corazón,  enlaza con la  pura ficción.

Unos hechos acontecidos desde el año 1934 hasta nuestros días, muy bien documentados, ambientados en Valencia, sirven de telón de fondo a la narradora consiguiendo acrecentar la emoción y que se disfrute desde el inicio hasta el final.  Cuenta la vida de dos familias que su destino será cruzarse para salvar del olvido la memoria de su protagonista, Elena mujer valiente, emprendedora, en constante superación, que adelantada a su tiempo, remonta su vuelo una y otra vez… y recién horneada la novela  llegó el inesperado sueño,  –un  merecido reconocimiento–  la dejó entre las diez  finalistas de  los  Premios Planeta en el 2007,  con una palmadita en la espalda le felicitaron con muy buenos deseos: «la novela es muy buena,  seguro que se la publican»

Desde entonces Marta Querol no ha dejado de escribir, respira mejor que nunca con  su nueva aventura,  la escritora demuestra un ingenio tremendo para componer sus tramas, con un  estilo sencillo, claro, elegante que consigue profundizar magistralmente en la psicología de sus personajes; para ello cuenta con grandes referentes como Zola, Sthendal y Balzac que formaron parte de sus lecturas desde sus primero años de lectora, así que «la vie privée» de los protagonistas se acercan al lector y sacian las expectativas tan rápido como si olfateasen a través de la mirilla para ver que se cuece en casa de los vecinos.

Captura de pantalla 2013-01-11 a la(s) 11.53.40Marta, fascinacinada por su tercer vuelo, irrefrenable vuelo,  lanza su Ave Fénix  y como la trayectoria del bumerán, vuelve repleto de renovados vientos y buenas vibraciones. Diestra para promocionar su novela tiene que ingeniárselas a menudo  consiguiendo  con medalla su propósito, aunque en ocasiones tiene que sacar  su formidable  drive, y defender a saco si es necesario.  Ella siempre persigue su estrella que brilla pintada de letras y resiste a la intemperie al abrigo de su imaginación. Una parte de su mágico combustible es el talento, capacidad y un grandísimo sentido del humor,  que siempre lo lleva “a rebosar”; también le alienta una de sus frases preferidas,  se la prestó don Benito mientras leía  “Marianela” –¡Aquí tienes Marta, una de Teodoro Golfín!– «adelante, siempre adelante »
La escritora es un todoterreno, lo demuestra cuando interviene en los medios de comunicación, y también en el dominio de las redes sociales.  En breve saldrá “Las Guerras de Elena”(ahora en digital) segunda parte de su primera novela que mantiene el vuelo muy alto.

Autora prolija igualmente para los relatos cortos y crónicas genialmente escritas, que habitualmente cuelga en su blog, un sitio muy recomendable para detenerse pues Marta siempre generosa con su tiempo dedica gran parte de él para compartirlo con entusiasmados lectores que cada día,  crecen y crecen de forma desorbitada.

“Collage” llega con buenos aires

Llegó el día de la puesta de largo de la última creación del escritor Jorge Vajñenko “ el amigo de sombreros, viajes y sueños” que apareció con su sonrisa amable y trajeado por su flamante y recién estrenado “Collage”

Jorge-Vajñenko.Collage_0

La presentación por parte del gran cuentista Vicente Marco fue de rápida conquista sobre un público que sucumbió al escuchar su divertido juego de palabras. A continuación el aliño pasó a cargo de un “contador lunático” Víctor Pérez, autor del prólogo de “Collage” cuya voz activó el volumen al cuentacuentos, y junto a Hebe Pássero secuestraron a los concurrentes para llevarlos a la inmersión inmediata del relato. El pistoletazo de salida con la lectura de “El llanto de Elohim” llegó con tal fuerza que Jorge Vajñenko se desdobló y se mezcló entre los asistentes para disfrutar de sus propios relatos, voces amigas lo narraban y lo hacían de forma fantástica, Víctor con registro de barítono y técnica de actor de doblaje, y Hebe se descubrió como una encantadora Wendy, con sus buenos aires desplazó a los atentos hacia el País de Nunca Jamás, escucharla era regresar a la infancia, donde atónitos receptores recibían por entonces los primeros doblajes de Disney.

Para componer Collage se necesita la fuerza creadora de un Georges Braque, pinceladas con arte y sutiles tijeretazos para seccionar los mejores retales de vida, un graffiti escrito desde el planeta de los sueños, un cóctel de texturas que en el primer sorbo emerge la arena de Borges y el aroma cítrico de Stoker. También podría ser un patchwork, esos que arropan en los desvelos e iluminan la noche,  y muestran cada día un retal como protagonista.

Y para concluir el acto se procedió a la firma de ejemplares, que mientras aguardaban su turno, los futuros lectores reflejaban en sus rostros –como la ingesta del chocolate criollo–,  el sabor placentero que dejó lo narrado. Una mujer cargada con una decena de libros, mientras aguardaba su turno se giró  para comentar sonriendo: “es para mis amigas a ver si cambian de costumbre, dejan de regalarme cadenitas, y descubren por fin la satisfacción que da la lectura”.

Jardín de las Hespérides, un espacio con historia y leyenda.

imageos

El secreto mejor guardado del Jardín de las Hespérides, se desvela de la mano del profesor Ballester-Olmos.

Al atravesar la puerta, aromas de cítricos invaden al visitante, es un lugar exótico, donde el estado de conservación va por cuenta de los dioses. Hechizado, un nutrido grupo comienza su recorrido, sus huellas dejan improntas alternando con las hojas cementadas en el suelo, uno de ellos dirige, alza la voz y sube a escena, su pasión por lo narrado no deja indiferente y todos le siguen.

Los visitantes rápidamente enganchados a su oratoria van ocupando las gradas del singular  jardín, y en tres actos siguiendo el orden impuesto por los griegos, comienza el gran relato.

Un relato que como bien indica su autor late historia. Parte del mito de Atlas, y continúa con  la gran boda la  Felipe III celebrada en un precioso lugar, la Lonja, en la que la realeza invitada quedó cautivada  por el original tapiz formado por los naranjos, el mejor cronista de la época  tomó buena nota de ello y se corrió la voz, desde entonces el modelo cultivado en Valencia se puso de moda en Europa

El profesor es un gran estratega y gran conocedor de la tierra cultivada,  con paso seguro inicia el recorrido de su vasto dominio, un territorio conquistado con las armas del conocimiento esas que acrecientan la fuerza con el tiempo, y ahora con destreza utiliza para  instruir a su legión cada vez más numerosa

Para premiar  a los que guardan fidelidad, desafía a los dioses sustrayendo toda la riqueza de los árboles sagrados, no son manzanas de oro, es un valioso fruto que como buen druida conoce todos sus secretos, “vitalidad y entusiasmo” son los beneficios  que se obtienen al instante cuando se escuchan las palabras que conforman el relato, y no deja de asombrar a su fieles seguidores, que con una pequeña dosis ingerida han visto aumentar generosamente los efectos del fruto preferido de los dioses.

Caricia lenta de Vicente Blasco Ibáñez

 

Los libros que permanecen en el estante siempre se muestran  vestidos de gala, seduciendo con  sus brillantes lomos, esperando el turno para ser los próximos elegidos.

Apenas hace dos meses recibí un regalo, un libro de los que no huelen a tinta, tampoco brilla, con cierto escepticismo lo guardé junto a la agenda para llevarlo siempre encima, se alimenta con batería y transforma las páginas en píxeles de lectura.

Esta mañana, un tiempo de espera se ha presentado sin advertencia y el “frío” artilugio ha conseguido su propósito, pues he deseado que los minutos se convirtieran en horas, tropezar con Vicente Blasco Ibáñez ¡qué delicia! pasear en carruaje, entre  el bullicio de la plaza del Mercado el día de Nochebuena, observando los cestones de cañas repletos de mercancía expuesta y pregonada, cubierta por toldos al viento y vistiendo de  amarillo rabioso las imágenes doradas,  y al frente, la Lonja de la Seda iluminada como nunca.

Me encontraba a finales del siglo XIX en plena algarabía cuando al artilugio distante a primera vista, le he despedido con un “off“ deseando que llegue muy  pronto el próximo reencuentro. 

exposicion-blasco-ibanez-1867-1928-5404

Hoy Blasco Ibáñez,  me miraba mientras pulsaba el avance de cada página y me ha demostrado la “caricia lenta” que supone leer en cualquier formato el contenido de  una gran novela.

Recomiendo este enlace escrito por un maestro de la palabra, de verdad, para no perdérselo.

 https://mardevalencia.wordpress.com/2012/12/14/olvidado-solitario-blasco-ibanez/

 

Cuentos Lunáticos. Víctor Pérez Bellvis

Comencé su lectura con la intención de disfrutar de forma pausada, cuento a cuento,  he de confesar que sufrí una avalancha, una caída precipitada que me cubrió de relatos y me encontré en situación de desespero ante la amenaza del pánico, en situaciones divertidas, cómicas, tristes y algunas enormemente tiernas.

Sus cubiertas anuncian entre tinieblas,  cuento, misterio, silencio y poesía, ponen en alerta al lector ante el verdadero licántropo, y cuando te adentras es sus páginas, la realidad no es otra que un canto a la manida vida, la impronta de un gigantón de corazón de excelente pluma, que en días de influjo lunar deja fluir su tinta y aúlla.

Imagino que todo comenzó cuando Méliès localizaba exteriores para su rodaje, y halló en la luna el gran escenario, las selenitas accedieron a actuar para acompañar a la gran voz. Así comienza el largo romance con el satélite, cuando Víctor Pérez con su inseparable salacot, viaja hacia las estrellas para “rodar” y vivir su aventura en el espacio elevado.

El autor se sumerge en un mundo imaginario, de agitados sueños y realidad danzante. Ilustra un valioso catálogo de tipismos del que salen sus protagonistas . Víctor Pérez es curioso y precoz,  confiesa que sus primeras preocupaciones le vienen desde la misma estancia amniótica. Nos seduce con un original episodio al abrigo del Paleolítico, y vestido de Neanderthal recorre los intersticios de su mente, a pesar de su carencia fonética, se hace entender a la perfección, sobrecogiendo su cercanía cuando llega a situaciones in extremis.

Poseedor de espíritu viajero se convierte en un trotamundos, se desplaza de oriente a occidente y cuando se encuentra en el epicentro de su mundo, ante las maravillas de los templos sagrados, no ve la herencia arrastrada de lo que fuimos, su mirada cándida le acompaña a tomar rumbos de salida.

Con mucho ingenio y con delicadeza aborda un nuevo reto y se  introduce en el impenetrable mundo de un pequeño autista con sinestesia acotada. Y para terminar, sin desvelar demasiado, una muestra del genial episodio donde se descubren sus dotes adivinatorias:

«Pero esta noche algo cambia, con pasos muy lentos se acercan al tragaluz los zapatos rojos de piel fina al lado de los marrones. De pronto se detienen, se sitúan frente a frente, se acercan y el par rojo alza los talones mientras se aproxima con una sorpresiva sensualidad al par marrón elevando una pierna y los dos cuerpos se funden derritiendo sentimientos.»

y la narración cobra ritmo de tacón, como un chamán, es capaz de producir imágenes delatando la personalidad de quienes calzan. El autor es un pintor excelso de su mundo interior, posee  un inagotable sedimento de vivencias, que va plasmando en todos y cada uno de sus cuentos. Cuando las musas no acuden a su cita, el brillante narrador se enfurece y sus pataletas rieladas llegan a oídos del satélite ¿Es una provocación, o se divierte endemoniadamente cuando le dedica improperios a la que llama ciclópea?

Víctor Pérez Bellvís es un excelente recolector de cuentos, historias y poesía, un cazador de fases lunares que utiliza con vehemencia para dar salida a todo un universo personal, y ha demostrado con creces que es un gran depredador de los grandes misterios de la vida.

Para todos hoy  brilla una gran luna.

  • cuentos