“Los éxtasis de Teresa” de Marisa Bou

Subió peldaños muy temprano. Toscamente armados, sin comodidad, como si un caprichoso destino los hubiera dispuesto para trastabillar. Siente adoración por Helios, el dios que le asegura caricias cada amanecer.

Unknown Marisa Bou inspira la vida en profundidad. Se alimentó de libros en tiempos de carestía. Le proporcionaron conocimiento y destreza para comenzar el diseño de su propio frontispicio. Luego llegó el exordio y, como una redención, aparecen ahora sus primeros escritos que, rotos en pedazos, recompone para dar paso a su primera obra literaria.

En este libro asoman recuerdos del pasado o pasajes imaginados, pero en cualquier caso, todos cautivan por el tema y por la forma en que están contados. Pequeños cuentos que viajan en el tiempo sin orden cronológico y, a saltos, van descubriendo los avatares de la vida.

Un brillante prólogo de Justo Serna nos pone en antecedentes para dar paso a la autora que agradece la confianza de su editor, José Luis Ibáñez Salas, entusiasta de su primera aventura literaria.

La voz narrativa se desdobla en dos personajes, dos amigas, Alicia y Teresa. En confidencias narran el contenido de sus largas conversaciones que, en ocasiones, resultan interrogatorios por parte de la astuta Alicia. La vida de Teresa es el único eje. Casi se puede percibir como un desnudo.

Sin tono victimísta,Teresa reconoce haber vivido reclutada entre paredes humildes, otras hostiles, y en ellas olió el estreno de su iniciática vida laboral. En todas, seguía las pautas que marcaba la sociedad de la censura, la misma que visionaba la cara maquillada del No–Do antes de descubrir las otras vidas de película, que, por qué no vivirlas.

Diligente y con rebeldía contenida; así ha pasado muchos años la protagonista de esta historia, donde cada equivocación del pasado se convierte en un deseo para ser purgado. Cambiar de piel, o mejor, descubrir su verdadera naturaleza. Este es su reto y por el que luchará para convertir la imagen desvirtuada que refleja su espejo.

El azul que contempló desde su celda empapelada se transforma con los años en un paisaje oxigenado, ideal para suspirar, como el que percibió en su escapada a Roma, donde se sucedieron muchos momentos de éxtasis que alimentan su memoria. El amor maternal que siente Teresa le convierte en una Wendy para sus cinco hijos, los verdaderos protagonistas de su vida. Para ella, cada uno es único y  reciben en esta publicación su particular homenaje.

La pluma de la autora se desliza como zapatos nuevos sobre alfombra límpida. Con pasos breves, rítmicos, sin traspiés. Leer Los éxtasis de Teresa es conocer vida, descubrimiento, aceptación. Un pequeño universo escrito con el alma, como lo hacía la santa que llamaba loca de la casa a la imaginación. Una imaginación desbordante alimentada por los astros que cristalizan, en verso, el alma de poeta de Marisa Bou.

¡Enhorabuena, Marisa Bou!

  http://puntodevistaeditores.com/tienda/los-extasis-de-teresa/

“Tangerina” de Javier Valenzuela

El mundo de Javier Valenzuela está repleto de escenas al fresco. Lleva la actualidad en el bolsillo que detiene para pintarla con noticia y colorido para mostrar nuestro gran espectáculo diario. Su gama de pluralidad es atendida con la misma ilusión óptica del invento que irrumpió a finales del XIX, en Occidente, El Panorama, donde el espectador quedaba envuelto por la amplitud del lienzo cilíndrico observado, para luego, asistir al juego de seducción que recrea y adiestra la mirada del futuro espectador de la gran pantalla.

UnknownAtraído por el panorama de la vida y preso de las letras rápidas, el autor que piensa en mayúsculas se adentra a la escritura pausada, teclea en minúsculas y sus credos quedan registrados en negrita.

Cerca de cuarenta años lleva persiguiendo la noticia sediento de actualidad. Se ha desplazado como un trotamundos de aquí para allá acompañado de la inmediatez que supone la letra rápida. Un ritmo que le impedía disfrutar de la contemplación, y es ahora cuando se permite un respiro para aligerar el peso de su mochila que, rebosante de historias, vuelca en su parada en Tánger, ciudad que se queda como protagonista indiscutible de su primera novela.

En Tangerina el lector se convierte en espectador, sigue la cámara de Valenzuela que alcanza todos los ángulos. Describe con profusión todos los detalles y pinta la escena que enfoca hacia un paisaje luminoso con interior sombrío, tanto de los años cincuenta como los del inicio del siglo XXI.

El autor narra en soliloquio la parte más contemporánea y queda atrapado como personaje en su propia novela. Se viste de profesor del Instituto Cervantes, Sepúlveda, con perfil plano, al estilo del detective de Conan Doyle; por cierto, una de sus célebres frases Usted ve, pero no observa, está lejos del autor, él se mueve entre personajes cargados de acción que los ensambla en dos narraciones hasta hallar la pieza clave, una breve cursiva que funde el pasado con el presente, haciendo un guiño a su admirado Chukri.

Con la facilidad de prender un cigarrillo en el 52 y fumarselo en el 2002, de unos labios carmesí y contemplar, años después, un atardecer del mismo color, enlaza un periodo y otro del Tánger prolífico en personajes literarios. Entre ellos destacan los Bowles, Capote, Tenessee Williams, Chukri, Sanz de Soto, Goytisolo… y otros ficticios como Olvido, una talla femenina muy bien construida.

Hay diversas formas de ser tangerino, y el serlo por nacimiento es, acaso, la menos importante. Javier Valenzuela adopta aguas ajenas como familiares porque siempre se es de donde se ha aprendido a vivir. Su estancia en Tánger la ha saboreado como un buen cítrico, exprimiéndole todo su jugo.

La Librairie des Colones es un enclave mítico de la ciudad cosmopolita, en el escaparate se exhiben firmas que vivieron sus años fértiles saborando el té con hierbabuena del norte de África, un aroma que se transforma en madera de cedro al atravesar sus puertas donde aguardan anaqueles tapizados por muchos genios literarios.

Tangerina está hoy en su escaparate. ¡Enhorabuena, Javier Valenzuela!

http://www.javiervalenzuela.es/libros.php